algunos de mis blogs favoritos son de artistas v3

dospuntocero*

o mi blogroll (algunos de mis blogs favoritos son de artistas)
metablog: https://doscero.wordpress.com

Lila Pagola – lila@liminar.com.ar

Versión 3
Febrero 2009

descargar pdf para imprimir (342kb)

notas a la versión 3

La primera versión de esta selección de producciones de artistas con herramientas de la web 2.0 se realizó para Digital Event (Toronto, Canada), en agosto de 2007.

La segunda versión se amplió incorporando algunos nuevos proyectos, encontrados y sugeridos, a partir de aquella primera experiencia, para la publicación del blog Frontera Incierta (escribiendo desde Montevideo, Uruguay) en noviembre de 2007.

Esta tercera versión -con 5 nuevos proyectos- se realiza para el 3er Encuentro Inclusiva-net: net.art (segunda época). La evolución de la creación artística en el sistema-red, que tendrá lugar en Buenos Aires del 2 al 6 de marzo de 2009.

Agradezco especialmente a todos los artistas participantes de esta selección, en todas sus versiones, por los comentarios de sus experiencias, que han resultado pistas muy útiles en esta exploración.


introducción

Resulta quizá paradójica esta introducción -con anclajes espacio-temporales precisos-, al análisis de una selección de blogs y producciones de la web colaborativa; en cuanto a que los “objetos” de estudio, no están limitados a una localización física, ni a un estado preciso (acabado podríamos decir) a diferencia de otras producciones culturales; si bien sus etapas están generalmente a la vista bajo la forma de archivos.

Pues este análisis se reconoce en esa limitación: un corte fugaz sobre el estado de estas producciones in progress, para reconocer sus orígenes, sus similitudes, su dinámica interna a la red y externa a ella, como un modo de contribuir a la discusión sobre un fenómeno de creación y difusión de contenidos cuya inserción social es inusitada, y en la cual se inscriben también nuevas prácticas artísticas en la red -o lo que bien podemos denominar net.art 2.0, y donde la pregunta clave es ¿qué aportan, a qué aspiran?

Partimos de reconocer que retirarlas de su medio -aún para intentar entenderlas- es debilitarlas1, porque en ellas la invariabilidad es contradictorio sinónimo de apego y certeza, desde que su motor es el de la crónica y el experimento. Es preciso advertir también, que al revisarlos, más de una instantánea X de flujos de emisión/recepción me ha provocado un pequeño impulso monumentalizador, un deseo de hacer perdurar su “fugaz” efectividad.

A los fines de conjurarlo, y para desalentar cualquier interpretación que pueda asociar esta selección como el señalamiento de modos de hacer “artísticos” per se, agrego nuevos enlaces a los primeros, en una dinámica que podría extenderse indefinidamente como cualquier deriva en la web.

¿net.artistas 2.0? nueva generación: nueva coyuntura

Las modificaciones de la realidad que introducen a diario las TICs en la vida cotidiana ha acelerado nuestra relación con la información y el conocimiento desplazando la importancia del acceso hacia la apropiación. Vivimos tiempos exponenciales en todo los campos que respectan a la información: su producción, circulación y actualización sucede a un ritmo imposible de acompañar en tiempos humanos, incluso en áreas de estudio bien delimitadas. “Apropiarse” significativamente de la información -que ahora “está ahí, para todo el mundo que navega en internet”- es el desplazamiento evidente: acceder al dato no tiene valor si no se sabe además como convertir información en conocimiento, y en el momento adecuado.

¿qué rol juegan los artistas contemporáneos en estos reordenamientos sociales en torno al conocimiento? Afectados a su vez por una crisis de función social y una ampliación disgregante de su propia tradición no exenta de contradicciones, los artistas contemporáneos se han posicionado de modos muy dispares frente a las posibles articulaciones con el universo de las TICs: primero, -desde abordajes instrumentales- preguntándose si la naturaleza de aquellas herramientas correspondía a su mundo, o bajo que condiciones para no colisionar con las disciplinas proyectuales, los medios de comunicación o la publicidad; y en un segundo momento, otros artistas, observando la dimensión transformadora del mundo social que las TICs habilitaron y las comunidades modelan a diario con el uso históricamente situado, se han interesado en potenciar los intersticios que encuentran en el discurso dominante sobre la tecnología, sintetizados en el paradigma: útil-inevitable-conveniente, y para hacerlo han recurrido principalmente a usos parasitarios o satelitales.

Sobre la primera posición, el enfoque instrumental traducible a la pregunta ¿es la computadora una herramienta más para el artista?, poco queda para argumentar en relación a su inicial función de conjuro frente a la amenaza del potencial crítico de la tecnología para con el arte, actualizado con matices menos taxativos cada vez, desde la invención de la fotografía al presente.

El segundo enfoque, explorado desde tan tempranamente como 1994, es el terreno que está en redefinición a partir de la web 2.0 y en el cual los artistas han tenido reservado un lugar en representaciones de imaginarios bien disimiles: aquellos seudo-tecnofóbicos que ven en el desarrollo tecnológico la progresiva deshumanización de las personas (y frente al cual el arte puede ser una alternativa de “redención” para el nuevo medio) y a la vez, desde abordajes estrictamente políticos que distinguen radicalmente las prácticas creativas de su mediación institucional -en el llamado arte contemporáneo- como vías posibles, habilitadas técnicamente, de pensamiento y ejercicio de comunicación real, descolonizada de intereses ajenos a sus hablantes, significativa.

El net.art surge de una parte de este segundo abordaje, interesado en un medio con un gran potencial crítico hacia la institución-arte, y sus mecanismos de legitimación al mismo tiempo que muchas dificultades para reproducir la lógica del mundo “real” en lo que refiere a la propiedad (por la intangibilidad de sus “objetos”), así como su gran capacidad de confundirse con otras producciones simbólicas sin pretensiones “artísticas”, lo cual reduciría el “efecto de compresión externa2” que convierte a meras cosas en obras de arte contemporáneo.
herramientas y materiales de los artistas en red


Respecto de las herramientas y los materiales del net.artista, la situación se ha desplazado también desde el net.artista de la web1.0 experimentando con el código html y las limitaciones de la conectividad, hasta el artista que opera en redes sociales montadas sobre recursos de web2.0.

Las herramientas del net.artista1.0 eran principalmente el correo electrónico, y los editores de html wysiwyg al iniciarse, para pasar luego a “tocar el código” o aprender a programar en algún lenguaje compatible. En los primeros experimentos de 1995, los net.artistas buscaban explorar los límites técnicos del nuevo recurso, los suyos propios como creadores y artesanos, así como los de su campo para ampliarse, resistir o transformarse. Dentro del optimismo tecnológico de esa primera hora, internet resultó especialmente atractivo para los artistas preocupados por vieja cuestión de la función social del arte: la red de los primeros tiempos se percibía potencialmente crítica, transformadora o al menos comunicativa; a diferencia de la gráfica digital y en menor medida el CD interactivo de artista, aquella red era estéticamente reticente y muy promisoria políticamente para redefinir el campo del arte -e incluso su función social.


net.art1.0: antiforma y usuario “lurker”3

En un contexto de pioneros y definiciones, con interlocutores aislados y aún creando sus habilidades comunicativas de “seres en red”, muchos sitios se constituían como mensajes expositivos de experimentos con el html4, desorientadores, exploratorios, muchos de ellos en inglés (en la intención de ampliar receptores). En otros casos recopilaban experiencias de participación (por mail p.e.5), pero sin posibilidades de intervención directa en la web de los receptores. Se trataba de un medio con un emisor y muchos receptores potenciales, que disponían de cierto grado de libertad en la construcción del mensaje, dependiendo de la interactividad de la propuesta.

Los intercambios, cuando se proponían o se daban espontáneamente, se mantenían por correo privado o listas y en algunos casos, se devolvían a la web en forma de documentación, generada nuevamente por el autor del sitio.

anti-forma

El acento en estas producciones parece estar puesto en la forma, pero no en un sentido esteticista o incluso diseñil (el que exploraron en paralelo los diseñadores gráficos principalmente), sino en lo que la forma puede contra-comunicar cuando se hacen usos “satelitales” o parasitarios de la herramienta de creación: esto es; usos residuales, no previstos, en algunos casos indeseables u omitidos por los usos “estándar”. Una suerte de anti-forma que enrarece la comunicación y exige navegantes pacientes, exploradores, dispuestos a jugar y buscar: un tipo de usuario mucho más común en aquella época (de mucha ansiedad por experimentar internet) que en la actualidad, donde la saturación de datos y la velocidad de las interacciones nos invitan a saltar de una fuente a la otra.

Evidentemente, los net.autores1.0 no estaban demasiado preocupados por comunicar un contenido, sino que convertían en contenido sus exploraciones con el lenguaje, esforzándose en apartarse de las emergentes convenciones que la usabilidad recomendaba respetar. Dentro del diverso conjunto de producciones de esta época, predomina este interés por la anti-forma, ya sea como provocación, como marca distintiva de lenguaje o como pura exhibición de una destreza artesanal desprovista de finalidad6, que a pesar de su eco “clásico” contiene la crítica contenida del autor que, manejando una herramienta altamente requerida por el mercado, resiste produciendo “arte”.

El mito de origen del net.art del período heroico resume ese espíritu del acercamiento a la red: la forma era una excusa para producir nexos. Luego, en la transición hacia la web 2.0, muchos creadores atravesamos la “generación flash”, cuyos experimentos parecen no interesar ya a los net.artistas tanto como a diseñadores y Vjs. Probablemente ese fuerte acento estético y espectacular -que caracteriza al recurso- lo hace inadecuado para planteos críticos, excepto los que recurren a la ironía o la simulación7.
net.art2.0: css8 y usuarios implicados

Las herramientas del net.artista2.0 son las redes sociales: fotologs, blogs, marcadores compartidos, wikis, redes de afinidad. Las herramientas han cambiado, porque la red y sus usos sociales han variado también: el interés de los artistas parece no pasar por hacer usos no convencionales del código (en la amplia gama que va desde lo estético hasta lo político), sino por producir relaciones con otros nodos de la red: artistas en muchos casos, público navegante en otros.

Sus herramientas son complejas y las comparten, a veces sin ninguna modificación, con muchos otros usuarios con intenciones completamente distintas. Esta situación renueva, de forma moderada pero potente, las “promesas utópicas” que la red le hizo a los artistas preocupados por la enajenación del campo del arte contemporáneo. Mientras que en el net.art1.0 se buscaba evitar la estetización funcional (más cercana a la preocupación de diseñadores gráficos) explorando la anti-forma; en el net.art2.0, el acento en el contenido busca develar las relaciones prestablecidas (la convención web2.0 que nos asigna un rol en las redes y lo modula con el software), ensayando otras nuevas.

Retomando el análisis de las herramientas, la web2.0 surge para facilitar la publicación de contenidos a usuarios no expertos, con posibilidades de personalización y convergencia creciente de distintos servicios web2.0. La posibilidad de customización se habilita en diversos niveles (criterio del proveedor, contribuciones de la comunidad, posibilidades técnicas) pero que en cualquier caso, para hacer uso de esos “tuneos” un usuario requiere de una comprensión del lenguaje equivalente o superior (si quiere agregar funciones) al net.artista1.0.

El acento en la experimentación sobre el contenido y sus efectos comunicacionales en la comunidad de seguidores, que lo construyen mas o menos activamente. Lo que en el net.art1.0 era anti-forma deviene post-experimento, donde predomina el medio textual y/o visual.

usuarios afectos

Del otro lado, los proyectos de web2.0 asumen que sus contenidos son particulares, en la mayoría de los casos con una dinámica de ida y vuelta permanente entre la experiencia real del autor y sus lectores, usualmente muy localizada y repleta de referencias de una cultura compartida (a nivel lenguaje para empezar, que es necesariamente el natural, las expresiones, los modos de relación), motivada en principio por el carácter de cŕonica de lo que se comunica. En síntesis: de interés de pocos, en una comunidad en línea cada vez más diversa, donde el número es inversamente proporcional a la implicación afectiva y la participación.

érase una vez artistas descubriendo internet: de la web 1.0 a la web 2.0

La mayoría de los artistas llegaron a los blogs y otros sistemas de autoedición quizá un poco más tarde que otros usuarios: alejados de la tecnología por distancia disciplinar, prejuicios y otras variables; incluso para los “artistas digitales”- que se iniciaron en la gráfica y el Cdrom art, el manejo de las herramientas fue una de las fronteras (y también espacio de experimentación y descubrimiento) para estar en línea. Otra, obvia y determinante, fue la habilitación técnica y social de conectividad9 que instaló un tipo de comunicación en el cotidiano de miles de personas.

Si bien ya existían desarrollos usados en sitios de alta renovación, el fenómeno “social” de la web2.0 comenzó cuando un conjunto de aplicaciones web como cuentas que se pueden usar registrándose en un proveedor (por ejemplo, de blogs10) estuvieron disponibles para los usuarios-lectores de internet: aquellos que nada sabían de html, ftp o dominios.

En Latinoamérica, el fenómeno de los blogs Así, algunos artistas en esta selección iniciaron su vida virtual blogueando, y otros encontraron en la blogósfera un modo de redefinir o reinventar su relación con internet.
diseño, usuarios y marcas en la producción
La experiencia técnica en un área de alta especialización y vertiginoso ritmo de actualización de destrezas como la programación web era una frontera que mantenía a los aficionados fuera del juego de la red de la primera época, en una dinámica análoga a la que mantuvo a los fotógrafos profesionales a “salvo” de los aficionados durante los primeros 50 años después de inventada la fotografía.

La web2.0 como concepto e implementación, disolvió esa diferencia entre los usuarios, de un modo más radical que Kodak para la fotografía: generó herramientas tan sofisticadas para automatizar tareas de publicación de contenidos, que muchos profesionales las adoptaron también, en tanto la compilación de saberes y esfuerzos reunida en algunas de ellas, es imposible de replicar11 eficazmente en tiempos y costos.

usos parasitarios y satelitales: sobre la habilitación técnica
En relación a los usos “satelitales” (parasitarios, no previstos, desbordantes, subversivos) de estos desarrollos de programación web que hacían los artistas, contando con su capacidad autodidacta para apropiarse de herramientas diseñadas con otros fines, fue en función de esa experiencia previa (haber pasado o no por la web1.0) que se definieron dos grandes tipos de usuarios separados por su nivel de acceso técnico a la web 2.0: los que usan cuentas de un proveedor dentro de su dominio (blogger, wordpress, etc.) y los que instalan los CMS en su propio dominio.

En muchos casos, las características del servicio ofrecido por el proveedor determinó en algún modo la apropiación posible. Accedemos a la experiencia habilitados por el servicio, pero a la vez quedamos limitados por él, en cuanto la escasa comprensión de las tareas que el blog, p.e., está resolviendo supone un tiempo de uso y asimilación hasta poder dominar las opciones que el proveedor nos da (si es que están disponibles a los usuarios).

Esta separación por tipo de usuarios implica, entre los artistas también, que la mayoría de los que tienen experiencia informática previa12 utilizan la segunda opción, que es obviamente más adaptable y potente13. Pero quizá lo más interesante del recorrido se encuentre en el uso que le dan precisamente aquellos que accedieron a su primer sitio web bajo la forma de un blog.

El signo compartido, en cualquier caso, de ese vínculo, es el deseo de una comunicación de carácter altamente circunstancial (muchas veces en relación al espacio físico) e inmediata, y la expectativa de retroalimentación bajo la forma del diálogo cuasi anónimo y moderado.

una muestra de la blogósfera


En esta nueva selección que analizamos el criterio de inclusión -como todas las selecciones- es necesariamente parcial y recortado, motivado por la potencialidad “representativa” de una singularidad, respecto de un modo de hacer y de unos efectos de comunidad; por lo tanto su importancia no debe valorarse por fuera de su propia dinámica: altamente circunstancial y apuntando a identificaciones por similitud en otras comunidades, otras contingencias.

Sitios muy localizados se ubican junto a otros que hablan desde ningún lugar o jugando al anonimato y la identidad múltiple; sitios que quizá les resulten “familiares aunque desconocidos”. Familiares porque toda comunidad de artistas ha de tener su viajero de la eternidad que decide poner en línea las acciones que realiza en la calle, para conjurar lo efímero de su intervención, trascender su estricta localidad y dialogar con eventuales observadores reales y virtuales. O su paseante sincita amalgamando la realidad de la blogósfera con la que se camina. Y también tendrá, sin duda, proyectos que usan esa blogósfera como una superficie de auto-difusión más o menos informal -donde la redefinición del “diario personal” por el artista pasa por la inserción de posts-experimentos– que en una promoción formal en otro soporte más “definitivo” o institucional no se permitiría. O, dentro del mismo grupo “autorreferencial” de los alter-egos, aquellos que huyendo de las etiquetas o los encasillamientos de una actividad central por la cual se los reconoce (videoartista, fotógrafo, etc.) ensayan otros campos creativos (la escritura, principalmente: teoría o literatura).

Otro grupo habrá reconocido en la web 2.0 la herramienta que necesitaba para convertir sus convicciones políticas (como “duelos y júbilos“, “angustia descomprimida“, para “despertar inquietud, generar polémica o inquietar alguna conciencia“) en realidades de comunicación accesibles, individual y globalmente. Y en otros casos, la elección de sistemas de edición simplificada permite el funcionamiento eficaz de redes descentralizadas de colaboradores.

blogs: la killer-app14 de la web 2.0


Dentro de los proyectos comentados, predominan sin duda los blogs.

Es preciso aclarar que no he considerado en esta selección, el universo del fotolog (si bien algunos blogs se parecen bastante en el uso de sus posibilidades técnicas), porque predomina en los flogs a los que mi deriva me ha hecho llegar, el posteo en función de “archivo”: esto es un trabajo que se concibe por fuera de la web, donde se lo sube para difundirlo; y escasea tanto el post-experimento, como la preocupación centralizada en la comunicación con el navegante-comentador (o ésta se da muy banalizada); hay un fuerte énfasis en la obra “reproducida”, y menor interés por la comunidad, o un ejercicio cuasi privado y sumamente convencionalizado (alrededor del modelo álbum familiar/portfolio) de sus posibilidades.

En ese sentido, los blogs son las aplicaciones estrella de la web 2.0. Las excepciones son el wiki del proyecto nómade,  la plataforma de Escaner cultural, y el desarrollo sobre google-maps de Post-urbano, los cuales son diferentes también en su modo de funcionar: muchos colaboradores distantes, y una larga y pionera historia en la web (escaner, desde 1999) y/o mucha/s experiencia/s (Luciano Ferrer, que habilitó el wiki para nómade, siendo uno de los primeros artistas en introducir el formato wiki en la escena local15), o la colaboración con desarrolladores en el caso de Post Urbano. En estos proyectos, el acercamiento a herramientas de la internet social proviene de la necesidad de habilitar técnicamente a los colaboradores o capitalizar desarrollos sofisticados, a los que no se tendría acceso de otro modo, lo que podemos caracterizar como “modo colaborador”.

modo autor y modo colaborador


Los dos grandes perfiles de artistas que trazan los proyectos ubican, por una lado a quienes usan blogs como rápido y primer acceso a la web, y a los que usan otras herramientas (wikis o plataformas de publicación) habiendo transitado por la web 1.0, en la búsqueda de maneras de simplificar la participación de colaboradores no expertos, en la generación descentralizada de contenidos.

Partiendo de estos dos perfiles, podríamos hablar de un uso en “modo autor”, predominante en quienes se acercan por primera vez a la web, y otro uso en “modo colaborador”, donde las experiencias migran a plataformas de la web 2.0 para facilitar la participación de otros en la creación de contenidos.

modo autor: blog=todos los días


El blog se percibe en general como un espacio web de contenido altamente dinámico (aunque no siempre lo sea ni resulte necesario en todos los casos16). Esta alta renovación de contenidos hace que la información de cada posteo sea generalmente circunstancial, que no refiera a certezas (contenidos inamovibles); que sea desde el principio, algo en proceso y que esté, en la mayoría de los casos, muy contextualizada. Dicho de otro modo, en una relación muy estrecha con la realidad extra-red y a veces, extra-artística, un espacio de inserción directa de la cotidianidad “pura y dura”.

Revisando los usos y la percepción del fenómeno, resulta significativo que los artistas pioneros del net.art en Latinoamérica, se interesen poco y nada por los blogs17. Probablemente sea esa simplicidad en el acceso, las limitaciones en el diseño y la programación, y/o su alta disponibilidad masiva -a diferencia de los trabajosos procedimientos con el html de los inicios, los que hacen desinteresarse a los net.artistas. Quizá, el entusiasmo que impulsa ahora a los que acceden en “modo autor”, ya fue experimentado 10 años antes en otra clave, y las “promesas utópicas” se decantaron en “net-realidades”18. A pesar de las similitudes posibles en los intereses movilizados, claramente las posibilidades de recepción de unos y otros está históricamente condicionada en modos radicalmente diferentes, por la evolución de los usos sociales de la red.

es un blog nada más


Para otros artistas, aunque es su primera presencia pública virtual, la simplificación de uso y acceso, que favorece su proliferación en ámbitos no artísticos, los hace excusarse diciendo: “es un blog nada más”: nada más, porque no me ha costado demasiado ponerlo en línea, y estoy experimentando con él. Esta percepción lúdica y de menor implicación individual que otras salidas públicas -siempre refugiada en la posibilidad de que poca gente lo visite, es quizá el atributo más interesante para el “modo autor”: evita los lugares comunes y canónicos de la presencia web y permite cierto grado de exploración en la comunicación, y deja fluir el riesgo en los contenidos posteados.

En la práctica de tener un blog y mantenerlo, muchos reconocen que cada interés o idea nueva les mueve a bifurcarse en identidad múltiples, con mayor o menor esfuerzo puesto en disolver la filiación entre ellas.

Son muchos los casos, en los que el artista divide su presencia web entre: una formal, institucional en una web estática y con dominio propio; y otra/s con sus experimentos en blogs u otras redes sociales. En otros casos, se mantienen varios blogs con distintas dinámicas o tipo de contenidos. Muchas de esas bifurcaciones se crean con la intención de experimentar con otra identidad, alrededor de un interés o un personaje de ficción, o un avatar, constituyéndose en prácticas estéticas hipertextuales en sí.

modo colaborador: facilitar el acceso


El otro perfil comentado es el modo colaborador, que pueden ejemplificar proyectos como Escaner o Post-Urbano, donde hacen uso de la habilitación de una interfase de edición online, que caracteriza a los sistemas web2.0. Estas interfases, prescinden de la necesidad de un editor web (y el conocimiento requerido para usarlo), y de un cliente ftp para subir los contenidos, integrando esas funciones en un editor online al que se accede con un usuario, y cuya interfase gráfica comparte convenciones con el webmail, principalmente.

Por otro lado, intensifican la sensación de pertenencia a una comunidad, desde el nombre del usuario que nos da acceso, hasta la construcción misma del contenido asistida por el editor -ya no por el humano administrador, que sin embargo puede seguir detrás, moderando, corrigiendo, baneando.

sobre el diálogo y sus canales


Para una gran mayoría de bloggers, el móvil principal que sostiene la escritura está apoyado en la “satisfacción personal”19, y para muchos artistas, en la posibilidad de “probar” en una especie de “borrador público”, donde el otro no siempre deja huellas de su lectura y se comporta esquivo a las exposiciones de ideas y comentarios. En este punto, habita una de las paradojas centrales del lenguaje del blogging, en cuanto que se escribe en una dinámica cuasi autista, pero que se anima20 con la constatación de un otro que lee, se identifica y aporta ideas. Esta dinámica predomina en los proyectos reunidos como “alter-egos” especialmente, y en general en los que usan la web en “modo autor”.

el blogger y los otros: identidad y autoría


El blogging, como el proceso que se cierra en la lectura de otros y los comentarios, supone una ilación temporal que se parece a la practicada por ejemplo en foros o incluso, el propio intercambio de correos electrónicos o el chat (cuando no están orientados a fines específicos) pero que a diferencia del blogging, son del ámbito de lo privado21. Sin embargo, bloguear es un modo de comunicar que comparte las contradicciones propias de internet, en cuanto que es un emisor que se ampara originalmente en la sospecha de que nadie lo leerá22, pero secretamente espera que el otro comente e interactúe con la especial dinámica de las identidades digitales.

El énfasis sobre la autoría en los blogs pareciera estar en inversa relación a la implicación personal de los contenidos: tanto más anónimo -detrás de un avatar o varios nicknames; cuanto más íntimo lo publicado. En los blogs “alter-egos”, es recurrente la referencia a las reacciones de la comunidad de lectores de un blog, frente al estado de ánimo de un blogger reflejado por sus posteos: una característica heredada del origen como diario personal, que es conjurada, explicada o ficcionalizada por sus autores, cuando se presentan con identidades reales.

Del otro lado, en los blogs de documentación o info-activismo, el autor se repliega detrás de la calidad, el análisis desmitificador o la rapidez de la información posteada, pero lo hace desde una identidad real: un requisito para la credibilidad.

Para ambos tipos de autores, siempre está, amenazante, el “a nadie le interesa tu blog”: una variante de la apática reacción del público en los espacios de arte contemporáneo, a la que muchos de estos experimentos buscan conjurar y reinventar.

La mayoría de los blogs de esta selección hacen uso de la inherente posibilidad de revisión (y la duda, o la pregunta que habilita el comentario del lector), de este carácter “provisorio”, y en cierto sentido dialógico, propio de la herramienta. Posteo sobre el comentario, comentario de lo leído en otro blog exceden la lógica del diario personal, o la bitácora de la propia producción: el blog es pensado como un lugar informal, provisorio, de la crónica: información en flujo y en cierta deriva posible habilitada por el comentario del otro.

luego: “posteas o el patito se muere”


La dinámica base de la web 2.0 es aquella que la generó: la necesidad de actualización frecuente de los contenidos. Entonces, lo que fuera una necesidad, deviene en una prescripción: “postear seguido” para el blogger podría convertirse en algo comparable con “producir nueva obra” para el artista: una imperativa del pequeño mundo de referencia.

Sin embargo la frecuencia y calidad de las “entradas” de los sites de esta selección es variada. Cada una de ellas parece posicionada al respecto (“o posteas o el patito se muere”23, “recelo del a mayor velocidad mejor comunicación“). De extensiones variadas, con tratamientos diversos, y diferentes disposiciones al comentario y la intervención de los lectores, estos blogs intuyen lo que Brea advierte en Chachara24: que el “rebajamiento del nivel” de acceso a la emisión de contenidos, no suponga rebajamiento de nivel de los propios contenidos.

kodak y blogger


¿transformará al autor en productor25 la web 2.0? Parece difícil creer que una herramienta desarticule la economía de la producción y circulación de sentido, con su sólo existir. Su apropiación en términos de crítica, técnica26 y estrategias de comunicación se hace imprescindible; la responsabilidad del artista: hacer uso de la experiencia de autocrítica implacable del arte contemporáneo.

Las utopías alrededor del impacto de las TICs sobre el mundo del arte se han disuelto una vez más en absorciones institucionales o bajo la “nueva censura” por infoxicación27.

Sin embargo, el fenómeno de los blogs tiene visos de parecido con aquel que iniciara Kodak para la fotografía de aficionado, con su slogan “Ud. aprieta el botón, nosotros hacemos el resto”28: disuelve un saber complejo en una compilación fácil de operar, que centra la atención en el contenido y su circulación. La propia fotografía no se ve extenta de los cuestionamientos que la práctica flogger le hace, extendiendo su capacidad crítica para el universo de la imagen.

Si la creación se disuelve en prácticas amateur y los sistemas nos habilitan progresivamente a todos a emitir e intercambiar nuestras visiones del mundo: ¿qué valor podrían tener las prácticas artísticas online? Volviendo sobre la pregunta del inicio de este texto: ¿qué rol les cabe a los artistas en estos reordenamientos de los modos de crear y difundir conocimiento?

A primera vista, les compete a los profesionales de la producción simbólica desmontar el uso programado para blogs o cualesquiera otra herramienta, develar sus móviles corporativos29 y explorar, ampliar, forzar, cuestionar sus límites comunicacionales y su eficacia; siempre dispuestos a abandonarlos cuando se tornen afirmativos y fácilmente digeribles.

anexo: notas sobre mi blogroll
(algunos de mis blogs favoritos son de artistas)

realidades a virtualidades a realidades reúne proyectos que se originan y continúan en el espacio real, en relación a una obra específica (intervenciones, muestras, charlas, viajes, etc.) o de colectivos de artistas haciendo gestión independiente. En la web 1.0 serían sitios institucionales, pero el formato blog los transforma quizá, porque la noticia es necesariamente, efímera. Encuentran en el blog algún tipo de retroalimentación distinta a la del “mundo real”, ya sea porque el comentario virtual es distinto al que se hace en “vivo y en directo”; o porque llegan visitantes que no conocen el referente real documentado.

Los blogs, especialmente para los espacios de arte de gestión independiente, otorgan visibilidad y una fuente documental accesible (es su propósito en algunos casos), que podría redefinir la escritura de la crítica de arte y la historia del arte próximas (por los archivos generados, caso de la revista Escaner), especialmente en estas latitudes que adolecen de la sistemática falta de documentación.

alter-egos

Un artista, varias identidades digitales. Los artistas que no iniciaron su vínculo con la web blogueando, llegaron a la web 2.0 atraídos por el fenómeno social de su uso, la inmediatez, la multiplicidad en simultáneo, y la posibilidad de fundirse con prácticas no necesariamente “artísticas”, desplazadas de su disciplina de formación, o de práctica habitual fuera de la red (artistas visuales que escriben, o compilan música).

En algunas entradas, apenas si despegan de la ratificación del mito del artista (el personaje: una subjetividad “libre”). En otros, y ésto es particularmente emocionante con artistas que conozco personalmente, se revelan las personalidades múltiples, privadas (pero tornadas tímidamente públicas). Personalidades que jamás conoceríamos de no ser por la interfase-blog. Nomádes, simultáneas, fragmentadas, las prácticas artísticas sobre el territorio 2.0 abren refugios (“papi quiero ser artista”) y también potenciales ficciones colectivas.

El blog tiene -por el momento- la virtud de evitar que el artista se apegue a aquella parte de su subjetividad más auto-promocional y funcional al mundo del arte, desde que es “un blog nada más”.

info-activismo

¿se preocupa el artista por intervenir en la realidad, en alguno de sus aspectos?

Los proyectos info-activistas utilizan la web 2.0 para comunicar sus lecturas de la realidad, bajo la forma de su hacer artístico, como texto crítico, o como repositorio documental de acciones DIY (do it yourself=hazlo tú mismo).

El eje es la calidad de la información, o su particular lectura, distinta de la que circula masivamente. La mayoría de los autores implicados se vincula difusamente con el mundo del arte, y evitan en general, el recurso al “posteo-experimento” en privilegio de una comunicación más inclusiva. Algunos de ellos (el colectivo, g2g y nomade) son proyectos colectivos, donde la autoría de los contenidos está disuelta en la plataforma técnica, enfocando nuevamente en el contenido y sus efectos comunicacionales, por sobre la performance de su emisor.

tramas virtuales

La web 2.0 tiene su motor en el hecho de dar habilitación técnica a aquellos que manejan los contenidos, pero no las herramientas de publicación web. Cuando un proyecto de artistas se pregunta sobre la autoría y como potenciar redes que funcionan lenta o precariamente, entonces se vuelca hacia herramientas como los wikis30 o las plataformas de publicación para muchos colaboradores. Es el caso de la evolución de Escaner Cultural, o de la opción de post-urbano (montado sobre googlemaps), nómade o g2g, que son también proyectos centrados en la construcción colaborativa o la difusión descentralizada de información. Se convierten en redes, donde el impulsor original queda disuelto en el rizomático crecimiento de sus colaboradores y lectores-comentaristas.

Lila Pagola

febrero 2009

lila@liminar.com.ar
Este texto está bajo una licencia Creative Commons Argentina Atribución-No Comercial-Compartir Obras Derivadas Igual 2.5 – Puede ser copiado, modificado siempre que se mantenga esta licencia y no se haga uso comercial.

1Retomemos aquí aquella vieja discusión sobre las exhibiciones de net.art, cuando alguna condición técnica impedía su exhibición con conexión a internet funcionando: pretender que hay algo para experimentar de la red, sin estar conectado a ella, es simplemente absurdo. Los blogs evidencian esta imposibilidad en cuanto sitios dinámicos cuya existencia es fundamentalmente, mutante y la posibilidad de retroalimentación por parte del “receptor”, un componente estructural de las propuestas. De hecho, pasados apenas 15 meses de la última versión (nov. 2007), los autores han cerrado blogs, dejado de postear o bifurcado en otras plataformas, entre las cuales destaca la irrupción de facebook para el medio artístico local, aproximadamente desde agosto de 2008.

2Compresión ejercida por el espacio de exhibición y sus recursos indicadores, la palabra del curador, del artista, etc. que rodean a la “cosa” y la convierten en obra para los espectadores, bajo la presión de la autoridad que éstos mismos les conceden.

3http://es.wikipedia.org/wiki/Lurker . La comparación es gráfica, pero no totalmente precisa, en tanto que en una lista o foro se espera la participación del usuario, mientras que en una web “estática” está limitada a la navegación.

4Ver www.postal.free.fr de Gabriela Golder, http://www.distopia.com/sanctu/ de Celso Reeks, o http://www.khm.de/~marcello/html/Net-Art/A.html de Marcello Mercado, entre otros que hoy están fuera de línea.

5Ver http://www.internet.com.uy/vibri/artefactos/betatesters.htm

6La vertiente de los neoformalismos en el net.art responde a este interés por el código en sí, como “materia” a dominar. El software-art, entre otros abordajes, es un ejemplo. Es clara la continuidad con una tradición que señala al artista como un individuo con habilidades especiales, y desinteresado.

7Ver http://www.cateaters.org.ar/

8CSS: hojas de estilo en cascada. Su introducción en la programación web supone la posibilidad de definir la apariencia completa de un html, por fuera de él, con lo que si se cambia la hoja de estilos, el contenido adopta inmediatamente un nuevo aspecto. Además, si está correctamente estructurado puede asociarse a la web semántica. Una explicación audiovisual puede verse en http://www.youtube.com/watch?v=PL-ywltLjzk

9Ver http://www.fedaro.info/mapacone/mapagene.html Conectividad en Latinoamerica desde 1995 a 2003.

10Ver http://www.rebeccablood.net/essays/weblog_history.html Weblogs: a history and perspective, de Rebecca Blood;

y también http://www.blogger.com/about

11Las aplicaciones web de autoedición son un claro ejemplo de la dinámica que caracteriza al software de código abierto: la lucidez de no reinventar la rueda cada vez, y mil ojos ven más que un par para corregir errores.

12No sería la única manera de acceder a esos recursos, en tanto también podrían darse casos de colaboración y/o contratación de servicios de terceros. Sin embargo, esa opción no es frecuente entre los artistas en Argentina, donde parecer preferir la “autonomía” de un proveedor frente a la dependencia de un colaborador con el que no se entienden del todo. Distinto es el caso de Brasil, donde no sólo colaboran bilateralmente con expertos informáticos locales sino en ocasiones, de otros países.

13El caso de www.sincita.wordpress.com que ha migrado a www.sincita.com.ar usando el mismo CMS (wordpress) pero con más funcionalidades (tuneado, en palabras del creador).

14http://en.wikipedia.org/wiki/Killer_app Killer Application: (aplicación asesina) en la jerga informática, una aplicación generalmente simple pero ingeniosamente codificada, que resulta inesperadamente útil y deseada.

15Ver http://web.archive.org/web/20031127133858/laferrer.tabira.org/ Uno de los primeros experimentos de migración a wikis en el 2003, desde Córdoba (para el portal www.mearte.com.ar , hoy fuera de línea). Su presentación, en el contexto de las Quintas Jornadas de arte y medios digitales en Córdoba en el 2003, generó asombro e incredulidad en los receptores: acerca del vandalismo, de la autoría, de la calidad de la información, etc., problemáticas todas renovadas alrededor del wiki estrella: la enciclopedia en línea www.wikipedia.org

16Nota técnica: los blogs se usan también como webs estáticas, al estilo web1.0. Esos usos se han considerado en esta selección como por fuera del “lenguaje blog”, que surge de la combinación de unas posibilidades técnicas y los usos sociales que se desarrollan con ellas.

17Excepción notable en http://www.findelmundo.com.ar/moblog/, un proyecto temprano (mayo 2004) de Gustavo Romano, que explora las posibilidades de la crónica del blog, subiendo fotos de lo que hay en su bolsillo cada día.

18http://aleph-arts.org/pens/net_realidades.html Promesas Utópicas- Net Realidades. Critical Art Ensemble. Publicado en Aleph arts. Traducción: Teresa Arozena Bonnet.

19http://technorati.com/blogging/state-of-the-blogosphere/the-what-and-why-of-blogging/

20Como ejemplo, dice Leticia El Halli Obeid (nuevamelusina) “Hace un tiempo puse un contador y descubrí que el blog tiene sus habitués, y eso me renovó las ganas de seguirlo. Muchos vienen de otros blogs, como paseando, y en general no dejan comentarios pero después me escriben y me cuentan que lo leen regularmente. Eso me encanta, y yo hago lo mismo con algunos blogs.”

21Si bien muchos artistas postean sus chats o mails en su blog. Ver, p.e http://escuchamecuandotehablo.blogspot.com/ Entre la articulación reciente de blogs y redes sociales, aparecen posts y comentarios que “publican” intercambios privados en facebook. Ver http://producirinconsciente.blogspot.com/2009/02/necesito-vida-propia-comentarios-sobre.html

22Ver en Datos personales de Inne en http://www.comouncieloestrellado.blogspot.com/ y también Manuel Frascaroli / El fenómeno de los Weblogs: sus implicancias para las ediciones digitales de los diarios en http://www.liminar.com.ar/pdf05/frascaroli.pdf página 3.

23http://comouncieloestrellado.blogspot.com/2007/02/postear-o-morir.html

24http://www.agenciacritica.net/criticaeck/archivo/2005/11/chachara.php

25Benjamin, W. retomado por Eduardo Navas en El blogger como productor. Publicado en Instalando. Arte y cultura digital. Edic. de Colectivo Troyano. Santiago de Chile. 2007.

26Escapa al foco de este texto señalar que la naturaleza estrictamente técnica de los programas que hacen posible la mayor parte de las herramientas de la web 2.0 son de software libre (wordpress como su ejemplo más conocido), o provienen de la reutilización de código creado para casos específicos y luego modificados, dos operaciones centrales que propone el movimiento de SL. Por otra parte, la política de derechos de autor sobre los contenidos de los blogs habilitados por proveedores en sus dominios (blogspot.com) es otro tema central que cae fuera de la discusión de este texto. En ambos casos, sólo quiero señalar el hecho de que la forma técnica determina o al menos orienta los modos de hacer de los usuarios: especialmente porque los principales usuarios de estos servicios llegan a a su blog sin experiencia informática.

27http://www.rieoei.org/deloslectores/639Vila.PDF GLOBALIZACIÓN, EDUCACIÓN DEMOCRÁTICA

Y PARTICIPACIÓN COMUNITARIA. Eduardo Vila Merino.

28http://es.wikipedia.org/wiki/Kodak y http://wwwes.kodak.com/ES/es/corp/histo_6.shtml

29“Deberíamos tener el derecho a una belleza cualificada sin caer necesariamente presos de los buitres en el poder que hacen dinero y prestigio de ello. Este problema reaparece continuamente. Es particularmente agudo para una generación que creció durante el surgimiento de la industria cultural donde abundan imágenes seductoras al tiempo que no poseemos herramientas adecuadas para separar el trigo de la paja. Esta crisis de seducción es aguda en otros medios también: cine, televisión y música. Como una generación paranoica estamos continuamente preguntándonos: ¿quién se está beneficiando de mi placer?” Nato Thompson. Contribuciones a un glosario de cultura visual resistente. www.liminar.com.ar

30Un ejemplo fallido de esa migración en http://nomade.liminar.com.ar/wakka.php?wakka=BetaTest , y su antigua versión http://betatest.ubp.edu.ar/



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: